jueves, 26 de noviembre de 2015

La terapia del Lamedor y otras estrategias emocionales( Leche frita de castañas a la manera de meu pai Javier para mi madre Teté)



Estos días ando de recuperación y de convalecencia emocional. 
Aun cuando llevaba años temiendo a la vez que esperando el momento, cuando el momento llegó, comprobé que no estaba preparada .No me importa reconocerlo .Quiero reconocerlo.Cuando alguien muy querido se va,aunque poco a poco lo vayas viendo venir porque las largas e incurables enfermedades degenerativas desgraciadamente son implacables ,el impacto emocional es igual de intenso y doloroso.
Si a ello le añades el vacío repentino que sufre tu faceta de cuidador cuando se va la persona a quien llevas mucho tiempo cuidando , día a día ,mes a mes ,año a año, el impacto resulta demoledor.
Los duelos hay que pasarlos y como hay que pasarlos hemos de intentar que el proceso sea lo más llevadero posible .Utilizar estrategias personales que sabes que funcionan ,ponerlas en marcha cuanto antes  y tomarte tu tiempo para re-ubicarte y seguir adelante.
En mi caso te diré que la cocina ,además de una pasión ,es una de mis estrategias vitales  favoritas Siempre me ha acompañado en los mejores y también en los peores momentos de mi vida .Me centra la mente,me serena el ánimo y me aporta un refuerzo positivo inmediato. ¿Como no voy a hablar entonces  de Emococina my friend? 

Si me conoces ,entenderás si te digo que en estos días mi relación con el Castaño Lamedor haya sido especialmente intensa e intimista.Me hacía falta y me vino muy bien. 







Los abrazos sientan muy bien ,son muy sanadores y energizantes . A mi siempre me han abrazado mucho ,yo misma he abrazado y abrazo mucho a los que más quiero.Es por ello, que estos días, para compensar que me falta mi madre para abrazar , he vuelto a recurrir al gran árbol y lo nuestro ha sido todo un akelarre de abrazos y fluidos mutuos.

Este Otoño, el Castaño Lamedor ha sido generosísimo conmigo no solo por su lametazos consoladores y reponedores , si no también por la hermosura y calidad de los frutos que ha dado.


Con ellos,con ellas,está hecha la receta que hoy te traigo y que forma parte del recetario personal de mi padre Javier . A Teté ,mi madre , le volvía loca este postre pecadento y delicioso que el preparaba y, a mi ,también.







Mi madre disfrutó mucho siendo madre y siendo abuela .Lo decía siempre y ¡a fe que tenía muchísima razón! Estos días ,mas que nunca,lo he tenido presente y soy consciente de que la vida te golpea en ocasiones pero ¡que regalos tan maravillosos te puede dar! 





                      Leche frita de Castañas

                                Ingredientes

1 litro de leche entera 
100 gr de azúcar
60 gramos de harina de castañas o en su defecto harina integral de trigo (tamizada)
60 gramos de maizena
La corteza de media naranja
Canela en rama
2 yemas de huevo
300 gramos de puré de castañas cocidas
2 cucharadas soperas de nata  espesa para el puré de castañas
2 cucharadas colmadas de azúcar glass para el puré de castañas.
1 nuez de mantequilla
Aceite de oliva suave para freír
Harina  y huevo batido para rebozar
Azúcar glass para espolvorear .
Canela en polvo para espolvorear (opcional)


                              Preparación


Lo primero de todo es cocer castañas según tu costumbre. Yo (una vez peladas ) las pongo a cocer en una mezcla de agua y leche a partes iguales de forma que cubra las castañas y armatizadas con su fiuncho-hinojo maravillas y un poquito de sal.Cuando están tiernas paso a triturarlas con las dos cucharadas de nata fresca y las dos cucharadas de azúcar glass. 

Tritura y procura dejar algún trocito de castaña que otro. Necesitarás 300gr de puré de castañas. Reservas el puré ya pesado.


Te dispones a preparar la leche frita de la siguiente manera :
Comienzas batiendo las dos yemas de huevo con el azúcar hasta que quede bien espumoso el batido. .Deslíes  bien en el vaso de leche separado del litro de leche la harina y la maizena tamizadas. .Lo añades a la mezcla de azúcar y yemas.
En un cazo amplio pones a hervir el resto de  la leche con la corteza de  naranja (evitando totalmente lo blanco) y  canela en rama (no demasiada).
Cuando empiece a hervir ,retiras ,dejas que temple un poco y la añades poco a poco a la mezcla anterior de huevos y azúcar .Utiliza una varillas manuales para ello  y vuelve a poner el conjunto al fuego.Sigue removiendo el conjunto con las varillas hasta que espese . 
Todavía con el asunto al fuego ,añade la nuez de mantequilla ,incorpora el puré de castañas reservado e integra bien. 
Cocina un par de minutos más con cuidado de que no se pegue la pasta al fondo de la tartera y vuelca  en una fuente rectangular con borde tipo pirex o similar ligeramente enmatequillada. Ideal que la pasta tenga un par de centímetros de altura para obtener posteriormente esas porciones de leche frita gorditas,cremosas y delicia.

Cubierta la pasta con film la introduces en la nevera hasta el día siguiente. Cuando llegue el momento de degustarla con afición y espíritu pecadento ,solo te queda cortar pequeñas porciones, rebozarlas en harina y huevo y freírlas en abundante aceite de oliva suave de manera que queden doradas y apetecibles.Papel absorbente para eliminar cualquier exceso de aceite y azúcar glass para espolvorear .Si te gusta la canela dale también unos toques salerosos.Yo no lo hago ,me gusta saborear la castaña sin demasiadas intromisiones especieras.
Templada es una delicia y a temperatura ambiente está riquísima ,te lo digo.














                  
No dejes de probarla ,te lo recomiendo y también te recomiendo que abraces un árbol de vez en cuando. ¿Sabes que la Ciencia por fin ha confirmado que abrazar a los árboles es beneficioso para la salud y el bienestar emocional?. Yo lo supe siempre y mi Castaño Lamedor ,también.En ello estamos los dos.


                   ¡Hasta pronto my friend!