lunes, 26 de agosto de 2013

Nueva temporada : El regreso del calabacin fantástico en busca del carpaccio dorado


Tal como te prometí y para compensarte de mi abandono blogueril durante unas cuantas semanas aquí te dejo este nuevo post con una receta que pienso te va a ser muy útil además de sabrosona. Encima puede convertirse por su ligereza en un recurso estupendo para incorporar a esas preparaciones bajas en calorías propias del momento dieta( mas abajo encontraras la versión light del asunto) que de vez en cuando todos hacemos ...o intentamos hacer. Yo ,actualmente estoy en ello y la verdad es que recurro a esta receta muy a menudo.
Lo del calabacín (ya sabes que aceptamos for ever el calabacín como vegetal de compañía)  tiene un aquel que no se puede aguantar . Esa versatilidad del calabacín , ese ¨ delicioso lo pongas como lo pongas está de miedo¨  es una cosa tremenda ,te lo digo. Agradecido como pocos seres procedentes del mundo vegetal ,te da unas alegrías en su simpleza (en la receta  que aquí te dejo ,la simplicidad de la preparación te va a encantar) que no podemos más que agradecerle  muchísimo su existencia.
En carpaccio ,por ejemplo, no sabes lo riquísimo que está. Si, he dicho en carpaccio ¡ no solo el carpaccio va a estar reservado para carnes y pescados!  De hecho hay muchísimas recetas de carpaccio con vegetales y frutas que resultan exquisitas, sencillísimas de hacer y espectaculares en sabor y presentación. 

Este carpaccio de calabacín que aquí te dejo es un entrante delicioso y,por supuesto, un acompañamiento perfecto para pescados y mariscos.
Simplemente con  un buen pan casero( a mi me gusta con pan tipo integral ,pan negro o incluso de maíz o centeno) no sabes como está de bueno!!!.
La receta es fácil, facilisima . Te cuento: 
mandolina en mano conviertes todo el calabacín que necesites (bien lavado y sin pelar)  en lonchas muy finas , depositas sus laminas cariñosamente en una fuente con algo de fondo y rocías a la criatura con zumo de limón recién exprimido y un poco de sal . Lo tapas con film y a la nevera durante una hora ,también puedes saltarte este paso y prepararlo directamente (a mi me gusta hacerlo así porque el calabacín se impregna bien de limón ,algo que me encanta)  . Unos minutos  antes de degustarlo, lo sacas de la nevera y lo depositas en la fuente de servir  dejándolo a temperatura ambiente mientras preparas una emulsión con aceite de oliva virgen extra, media cucharadita de café de jengibre fresco rallado(opcional) pimienta negra y perejil picado (si te gusta el cilantro puedes poner unas hojitas bien picadas mezcladas con el perejil). Reservas .
Dependiendo de la cantidad de calabacín, tuestas en la sartén unos piñones (no escatimes) y también los reservas.En lugar de piñones también puedes añadir unas avellanas machacadas ligeramente con el mortero o unas almendras tostadas.
Solo te queda preparar el queso parmesano  en lascas y disponerte a montar la fuente para la fiesta final con ese apetecible tono dorado del aceite virgen y esos piñones tostados y ese queso curado en lascas...





Y si ya quieres aligerar más el asunto ,pues te olvidas de los piñones y optas por rallar un queso más light y para conformarte y hacer que haces, le incorporas unas migajitas de corteza de pan tostadas dándole un poco de salero a la jugada. Naturalmente, de aceite un chorrito pequeño y si tal un poco de más de pimienta y de perejil .  No es lo mismo ¡donde va a parar!  pero  está muy bueno y resulta de esos platos consoladores cuando estas a dieta ,como yo en estos momentos... aun que como puedes ver ,algo de trampa hago...digo yo que un poco de parmesano curadito mezclado con un queso light no come pan ¿verdad? ...yo es que soy bastante flexible con esto de las dietas.

Ya sabes, el calabacín fantástico es polifacético y atrevido. El solito se monta una aventura culinaria cuando menos te lo esperas y te deja con la boca abierta con sus andanzas. Esta serie, seguro, continuara...
Me apetece acabar este post rindiendo un pequeño homenaje al creador del carpaccio , el chef Cipriani y a su emblemático Harry´s Bar en Venecia  donde hace ya muchos años(mitad del siglo XX) nació  esta exquisita preparación culinaria (originalmente con carne de ternera o buey) . ¡Menudo invento el del carpaccio y lo que da de si!  .Muchas gracias Señor Cipriani.